Seleccionar página

Estamos en la era de la información, la era del contenido 4.0. La sociedad nos ofrece todo tipo de herramientas con las que poder acceder a miles de mensajes como nunca antes lo habíamos hecho… No nos cansamos de recibir información a diestro y siniestro sobre noticias, estudios, descubrimientos…

En este bombardeo exhaustivo que sufrimos día a día saber filtrar aquello que realmente nos aporta contenido de valor es importante. A muchos les interesa la política, otros prefieren informarse sobre temas culturales, gastronómicos, deportivos…Pero si hay noticias que llaman la atención a todo hijo de vecino por su relevancia son las relacionadas con los temas de salud.

En ENSUEÑOS nos gusta estar bien informados y hablarte de todo lo que tenga que ver con tu descanso y bienestar. Por eso hoy te anunciamos la última conclusión a la que ha llegado el Nobel de Medicina 2017 Michael Young: “Dormir poco acorta la vida”.

Michael Young, nobel de medicina

Foto vía La Vanguardia

La importancia de los ciclos del sueño

El sueño, al igual que otras funciones del organismo, está regulado por el llamado “reloj biológico”. Según Young “no es posible cambiar nuestro ciclo horario sin percibir alguna consecuencia”. Esto quiere decir que si cambiamos drásticamente nuestra rutina (la hora de meternos a la cama, la de acostarnos…) podemos experimentar efectos negativos para nuestra salud como la fatiga, el estrés o una alteración en el sistema nervioso.

Efectos negativos por cambios drásticos en la rutina

¿Cuántas horas deberíamos dormir?

Según afirman los expertos, el número de horas de sueño para sentirse plenamente descansado varía de una persona a otra. Hasta los 18 años, tanto niños como adolescentes deberían descansar entre 8 y 14 horas para rendir al máximo. De los 18 a los 65 años aconsejan los estudios que deberíamos estar entre sábanas de 7 a 9 horas; y a partir de los 65 años, 7 u 8 horas al día serían suficientes para despertarse absolutamente descansado y reconfortado. Eso sí, desde ENSUEÑOS queremos que recuerdes que tener unos buenos hábitos de vida saludables son fundamentales para que tu sueño no solo sea bueno en cantidad, sino en calidad.

Despertarse bien descansado

Prioriza tu descanso

Así que ya sabes, si quieres que la falta de sueño no repercuta en tu salud no te escudes en la manida frase “A mí me vale con dormir poco”. Según vamos cumpliendo años nuestro reloj biológico va perdiendo eficacia, por eso tenemos que ayudarle comiendo sano, haciendo ejercicio y durmiendo al menos 7 horas al día en una cama realmente confortable. En ENSUEÑOS nuestros productos de calidad harán, además, que sientas estabilidad, confort y una firmeza que reforzará tu higiene postural. Ahora no tienes excusa para descansar mucho y bien.

Fuente: Periódico La Vanguardia