Seleccionar página

En ENSUEÑOS tenemos claro que el descanso corporal de calidad es absolutamente vital para una vida plena. Consideramos, sin embargo, que aspirar a un descanso perfecto es una decisión que ha de tomarse de modo consciente. Y para ser consciente del momento y del ahora, el protagonista de tu vida has de ser tú.

Suena fácil, pero el mundo que nos ha tocado vivir parece empecinado en distraernos de lo verdaderamente importante. Aquí van algunas reflexiones que desde ENSUEÑOS creemos que pueden contribuir a aumentar tu calidad de vida, por ejemplo ayudándote a conciliar el sueño.

Familia jugando en casa

¿Hacer planes o hacer cosas?

Decía John Lennon que la vida es eso que pasa mientras estás haciendo planes. En ocasiones es exactamente lo que sucede: llenamos nuestras alforjas con cosas que tenemos que hacer. Da igual que sean propuestas placenteras: si la lista se llena y nos vemos incapaces de cumplirla, llega la frustración. Dicen algunos estudios que la energía utilizada en planear -y a menudo postergar- asuntos pendientes es mayor que la empleada en llevar a cabo esos mismos asuntos. Si te apetece hacerlo, hazlo, y si no, olvídalo, date la vuelta y duerme.

Sufrir antes de tiempo

Nos metemos a la cama. Estamos a punto de cerrar los ojos y caemos en la cuenta de que se nos ha olvidado enviar un correo electrónico importante desde el trabajo. Ya está. Se acabó, mañana va a ser un día terrible por culpa de un error. Pero en realidad el día terrible acaba de empezar justo ahora. Nos pasamos la noche sufriendo por el fallo y, sobre todo, anticipando las consecuencias… Como dice el célebre proverbio: “Si tiene solución, ¿por qué te afliges? Y si no la tiene, ¿por qué te afliges?”. No depende de ti, así que trata de dormir. Descansa. Mañana será otro día.

Mujer descansado en la cama

Exigirse demasiado

Las metas deberíamos ponérnoslas nosotros, pero a menudo nos las imponen. La familia, los amigos, el entorno… Ser lo que uno quiere ser a veces es un desafío difícil. El mayor obstáculo es no darse cuenta de ello. Sé consciente del aquí, del ahora, de tus limitaciones y de tus deseos. Solo así liberarás tu mente de presiones que no te hacen falta. Y mucho menos para descansar bien.

Padre e hijo pasando un rato en familia

El pasado ya pasó

Y jamás volverá. Más vale que lo aceptes lo antes posible. Es imposible deshacer errores, recuperar amores que se fueron para siempre, tomar las decisiones correctas en lugar de las que tomaste… Mirar al pasado con nostalgia es la forma más lenta de morir día a día. Y pensar en ello cada noche, la mejor forma de lograr un insomnio de calidad garantizada.

Té listo junto a tetera en el salón de una casa

Descansar la mente es descansar el cuerpo

Estos consejos son solo un punto de partida. Todos tienen en común que te orientan en la clave para empezar a disfrutar de la vida a tope: que seas protagonista de tu vida. Solo así serás consciente de que el bienestar, aunque sea una perogrullada decirlo, comienza en uno mismo. Un espíritu sano establece las mejores condiciones para disfrutar el momento, valorar el presente y sacarle el mayor provecho posible a la vida.