Seleccionar página

Cuando hablamos de confort y descanso integral es tan importante la calidad del colchón como la de la almohada. Una buena almohada puede acabar con esos dolores de brazos, espalda o cervicales que provoca dormir con una inapropiada. Es tanta la importancia de la almohada en nuestro descanso que puede llegar a convertirse en algo imprescindible si queremos disfrutar de un sueño reparador. Hasta en muchos hoteles ya es habitual encontrarse con una carta de almohadas. El sector hotelero también sabe, como sabemos de sobra en ENSUEÑOS, que la calidad de una almohada puede hacer que tus noches sean un dulce sueño o la peor de las pesadillas.

Dolores de espalda con almohada no adecuada

Comodidad y salud a partes iguales

Elegir una almohada apropiada no solo hará que estés más cómodo y te sientas reconfortado, sino que será muy beneficioso para tu salud. Garantiza que nuestra espalda y nuestro cuello estén totalmente alineados, de este modo nuestra columna vertebral permanece recta, lo que evita dolencias producidas por dormir sin almohada o con una de mala calidad. Una buena almohada hará mejorar, pues, tu higiene postural y, por tanto, la calidad de tu descanso.

Dormir con la almohada adecuada

Te puede cambiar la vida

Una almohada, al igual que un colchón, no puede ser algo que se compre a la ligera: hay que probarla, sentirla y ver cuál se adapta mejor a las necesidades de tu cuerpo.

No ha sido fácil, pero en ENSUEÑOS hemos logrado reunir las mejores almohadas del mercado para que encuentres la perfecta para ti. Contamos con una extensa carta para que puedas probarlas, cuantas veces necesites, sin ninguna obligación de compra.

Elegir bien la almohada

Almohadas cervicales: nunca fallan

Contamos con dos tipos de almohadas: cervicales y convencionales. Todas ellas de alta calidad, por supuesto. Con las cervicales aciertas seguro, ya que se adaptan a cualquier cuello evitando todo tipo de dolencias incómodas. Puedes probar entre la Pillowise (centrada en el descanso muscular), la Bodyprint (adaptación anatómica perfecta para tu cuello), la Gelfresh (antialérgica y antibacteriana, ofrece una perfecta armonía entre comodidad y apoyo) o la almohada Top4 (de látex natural y completamente versátil, dispone de dos alturas convencionales, una cara cervical y otra relajante).

Alomohadas ENSUEÑOS

Almohadas convencionales, un mundo de opciones a elegir

Diferente tamaños, alturas, sensaciones, grosores… Entre las almohadas convencionales de ENSUEÑOS encontrarás un mundo de posibilidades que se adapten a la perfección a tu cuerpo y a anchura de tu cama. Puedes probar y elegir entre la Quality (similar al plumón con sistema antiácidos), la Chiquitín (ideal para niños de hasta 9 años por su fibra hueca siliconada Hollofill. Además cuenta con doble funda lavable y antiácaros), Látex (para los que buscan firmeza y una confortable sustentación. Muy recomendable para personas que duermen de lado), almohada Memory Adapt (con una excelente elasticidad y transpiración, esta almohada con funda en bambú y algodón ofrece una firmeza media y excelentes propiedades antibacterianas), Viscosuave (baja y suave, pero con sustentación, esta almohada con funda de hilo de carbono cuenta con efecto Memory) y la almohada DUVET o plumón (creada para conseguir la mayor suavidad posible, con funda 100% algodón Batista de 280 hilos).

Almohadas ENSUEÑOS

Pruébala en tu casa sin compromiso

En ENSUEÑOS no nos cansamos de buscar, investigar y ofrecerte los mejores productos del mercado para garantizarte el mejor de los descansos. Ese es el proceso que nos ha llevado a confeccionar esta extensa carta de almohadas de alta calidad, seleccionadas con paciencia y exigencia para ofrecerte un descanso totalmente integral y personalizado.

Acércate a cualquiera de nuestras tiendas, allí te damos la oportunidad de que elijas la almohada que crees que más te conviene, te la lleves, la pruebes en tu casa y nos des tu opinión. Y si te gusta alguna, puedes comprarla online sin moverte de tu hogar, ¡así de fácil! Como ves, en ENSUEÑOS no paramos de trabajar pensando en tu descanso. Porque si tu descansas, nosotros también lo hacemos.